PUNTO FOCAL LA GRAN DIVA DE LA ESTANCIA

 

Decorar una casa puede ser una tarea muy complicada

No la queremos ni muy recargada ni muy minimalista, pero si en un estilo acogedor que nos dé sensación de hogar, pero sin aglomeración de colores tierra, pero a la vez sencillo y practico. Con los muebles justos y por supuesto sin caer en el síndrome de Diógenes. Pero quizás por el miedo a recargar, a no saber combinar distintas piezas, nuestro resultado final puede convertirse en unas estancias sin personalidad.

Demasiada información demasiados pensamientos

Para quien no sepa combinar distintos estilos, introducir piezas clásicas en un ambiente moderno. Para quien le parezca que colocar una mesa de metal con sillería barroca es demasiado extremo. Para quien piense que es una locura la mezcla de estilos, mix century con un toque retro” uf no me atrevo”.

Para los indecisos, para los que quiero decorar, pero no tengo ni idea por dónde empezar siempre les quedara el punto focal

Piensa en cuatro colores que te gusten que te den paz, que te saquen una sonrisa en cuanto ves una prenda, un cuadro, un mueble en esos tonos. ¿Los tienes? Pues es tu momento shopping. Decídete por piezas de formas sencillas, no te compliques combinando distintos estilos. Ves introduciendo tres colores de los cuatro elegidos en cada habitación.

Ahora toca un poco de investigación

Recorre tu casa estancia por estancia y encuentra la pared dominante, una pista, es la primera en la que nos fijamos al cruzar la puerta. Piensa en positivo, porque vas a divertirte vas a hacer una locura. Cuando estés eligiendo el papel pintado estarás de los nervios pasando hojas y más hojas del muestrario y pensado que no estás muy bien de la cabeza porque vas a empapelar toda una pared con uno de esos estridentes papeles con los que no encuadernarías ni tu agenda.

Error, piensa es mi punto focal, mi zona decorativa entre la monotonía de mis muebles, lo que hará que el conjunto cobre fuerza, que todo tenga armonía y fluidez

Si decides que esa larga pared sea tu punto focal, tu zona decorada más extrema, elige un motivo floral de gran tamaño, o uno geométrico muy exagerado, pero siempre con tonos acorde al resto de muebles, a el color de las paredes, incluso a tono con los azulejos de la cocina.

Como muestra esta vivienda en la que siguieron unas pautas muy definidas. Muebles de líneas sencillas, con una base en tonos neutros grises, blancos, un pequeño toque de negro. Fibras naturales en los pufs para aportarle calidez. Y un papel pintado floral de tamaño grande al que se dirigirán las miradas de los invitados. La casa tiene unas dimensiones muy reducidas, colocar un papel llamativo en una larga pared, le aporta un elemento decorativo que no se consigue con los muebles elegidos.

El papel pintado es nuestro elemento diferenciador

La estrella de nuestra casa un punto focal decorativo muy interesante

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × tres =