TU HOGAR ES TU REFUGIO

 

Has de tu casa un lugar especial, crea espacios que te atraigan tanto como para no querer salir de ella, crea tu propio universo hazlo tuyo con tu propio gusto, dale personalidad.

El secreto está en los detalles

Son esas pequeñas cosas las que tienen fuerza suficiente para dar un giro radical a todo el estilo en un ambiente. Marcan un antes y un después en la decoración.

Los detalles son los que consiguen que una casa adquiera la categoría de hogar.

Crea tu rincón terapéutico

Un sofá, un sillón, mima todos tus sentidos incluso el tacto colocándole mantas confortables, cojines mullidos. Un tejido polar calentito para este otoño que lo tenemos ya aquí. Un rincón solo tuyo donde disfrutar de la lectura, ver televisión o simplemente sestear cómodamente.

Placeres terrenales

Una pequeña balda donde colocar tu cafetera, tu hervidor de agua, una bonita caja de madera con tus tés preferidos. Para las tazas una bandeja, cestitas de mimbre para los azucarillos.  Colócalo todo sobre una mesita o incluso en una esquina del aparador. Cualquier rincón nos vale para tener en nuestra casa una pequeña cafetería personal.

Crea tu propio mini jardín

¿Nunca te he dicho que las flores tienen súper poderes? Calman y dan bienestar al hogar. No hace falta volvernos locos y arrasar en el vivero, aunque yo me veo a mi misma haciéndolo. Tres o cuatro plantas de hojas verdes de las más fáciles de cuidar bastaran para introducir un pedacito de naturaleza en nuestro hogar.

Si tienes mano y sientes que no te odian porque no se te mueren, añade unas bonitas plantas de flor. Darán un aire fresco a tu estancia.

Velas, siempre velas en tu hogar

Una bandeja con unas cuantas velas de distintos tamaños. Unos fanales colgantes, unas velitas de té, unos candelabros. Todo sirve para crear ese rincón íntimo, romántico, acogedor, solo para tu disfrute.

Crearas una atmosfera especial con su cálida luz. Te arroparan, te sentirás en casa, en tu hogar.

Desorden estratégico

El arte del desorden estratégico es un don que unos pocos poseen. Hay que entrenarse para ello. No consiste en dejar el salón como si hubiera pasado un huracán. Si no en un desorden armónico, pensado. Una mantita dejada caer sobre el sofá, un cesto con revistas.

Saca los objetos de contexto, coloca unos libros descuidadamente sobre un mueble, unos cojines sobre la alfombra.

Potencia las emociones con tus objetos antiguos

Esos pequeños tesoros que has recopilado a lo largo de tu vida. Cuentan pequeñas o grandes historias de ti, de tus seres amados. Recuerdos de la infancia, fotografías, algún mueble antiguo. Rodéate de ellos porque son parte de tu existencia.

Biblioteca

¿Quién dijo que leer está sobrevalorado? Una estantería con tus libros preferidos. Apílalos y úsalos como pedestal para una pieza especial o una escultura. En cualquier estancia de tu casa siempre quedaran bien.

Aprende a crear pequeños espacios de disfrute

Desconecta y pon el pause, respira hondo, siente esa sensación de bienestar

Tu casa es tu castillo, tu refugio, un lugar solo tuyo  

Cuando entres en ella tienes que pensar “Estoy en mi casa en mi hogar “

Carmen Alonso

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − 7 =