VIVIENDA EN COLORES PASTEL MOVIMIENTO Y SUAVIDAD

 

Un ejemplo perfecto de vivienda decorada en tonos pastel, pero nada empalagosa, al contrario, llena de dinamismo, luz, serenidad. Sus propietarios la reformaron a su gusto, crearon rincones para el relax, espacios donde disfrutar diariamente. Los cuarenta metros de jardín se convirtieron en un lugar de ensueño con varios ambientes. Los colores pastel aparecen por toda la vivienda, otorgándole un aire etéreo, sofisticado. Plantas de hojas verdes, cactus, adoquines que nos recuerdan al pasado, cantos rodados que nos dan movimiento. Un diván para descansar, una hamaca para relajarse, cojines gustosos, pufs para ampliar la zona de asientos y poder recibir cómodamente a los amigos.

El comedor se inunda de luz gracias a los grandes ventanales que recorren toda una pared. Verde olivo, rosa pastel, son los colores elegidos para la pintura de las mismas.

Una gran idea en la cocina, un pasa platos con barra de desayunos revestida en piedra natural, colocamos la cocina en un lugar discreto, pero a la vez nos da continuidad hacia el comedor. Muebles en madera, detalles en mimbre, fibras naturales que le añaden frescor y vida.

Y al final del jardín una estructura en madera, para los días más fríos. Un espacio cálido y acogedor donde dejar pasar las horas invernales.

Tonos pastel que nos dan sensación etérea

Toques en dorado

Cactus, plantas verdes, jarrones con flores naturales

Rincones pensados para el disfrute

Carmen Alonso

 Vía


 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + trece =