Recientemente recibí el correo de un amigo constructor que estaba realizando un nuevo proyecto constructivo y me decía:

“Hola, he hecho algunas fotos del inmueble utilizando fotografía inmobiliaria pero no capturamos el espacio como había esperado.”

Esto me dio que pensar en esta breve publicación, donde explicar algunas diferencias entre las fotografías de inmobiliaria y las fotografías arquitectónicas y el pensamiento detrás de las imágenes finales en Marsala Home.

Nosotros realizamos fotografía inmobiliaria y no criticamos el trabajo del sector, pero como estamos en ambas situaciones, y disponemos de nuestra propia asesora de imagen y Home Staging, Carmen Alonso, relacionamos rápidamente la forma de disparar los espacios y cambiar ese trabajo. Simplemente estamos compartiendo nuestros pensamientos sobre por qué, como fotógrafos de arquitectura, nuestros ojos ven los espacios de manera diferente y creamos imágenes más atractivas.

Como las imágenes son mas importantes que las palabras, comencemos

Arriba está la fotografía de inmobiliaria y debajo está nuestra visión de la fotografía. Típicamente con fotos de inmobiliaria, el fotógrafo está tratando de enfatizar qué tan grande es la habitación y, por lo tanto, dispara con una lente extremadamente ancha. Los objetos se distorsionan mucho y no se escalan con el resto de la habitación. El sofá encerrado en rojo es un excelente ejemplo. El borde del sofá es más del doble del tamaño de la silla que se encuentra frente a él. Se pueden ver otros ejemplos de distorsión extrema de gran angular, en las armaduras, la mesa a la izquierda y la habitación del fondo, que es demasiado pequeña para distinguir lo que hay detrás.

En contraste, elegiríamos disparar con una lente de 24 mm que sigue siendo lo suficientemente ancha como para capturar la habitación, pero proporciona muy poca distorsión. Moveríamos la cámara hacia adelante en la escena y la posicionaríamos como si estuviéramos sentado en el sofá.

El Arquitecto obviamente pasó mucho tiempo pensando en cómo interactúan los espacios entre sí y creó un patio central que mira la sala de estar, el comedor y el dormitorio de invitados. Al abrir la puerta al lado de la chimenea y la gran puerta deslizante en la sala familiar, permitimos que el ojo se mueva por la escena sin interrupción.

La lente gran angular golpea de nuevo. Arriba está la foto de inmobiliaria para este hermoso baño de cortesía. Podemos ver que está tratando de mostrar el tocador, el inodoro, la ducha y el tamaño de la habitación. Si bien esta es una buena oportunidad para ayudar a vender la casa, esta es la razón por la cual no funciona como una imagen arquitectónica.

La segunda foto muestra nuestra opinión sobre este baño y por qué es crucial aprender cómo interactúa la luz con cada hogar. Se presta mucha atención a la colocación de ventanas y características especiales como los tragaluces, y en ciertos momentos del día pueden producir un efecto profundo y maravilloso. Para esta toma, revisamos continuamente el baño, esperando el momento exacto para aprovechar la luz que entraba y usamos solo luz natural para iluminar el espacio. Colocamos la cámara en la puerta y «movimos» la lente ligeramente hacia la derecha para eliminar la puerta mientras manteníamos la perspectiva de 1 punto. A propósito, cortamos el lavabo y el inodoro porque tu ojo naturalmente llenará ese espacio con esos objetos. Queríamos que esta imagen se sintiera moderna y limpia.

COMO TRABAJA MARSALA HOME.

Cuando reservo una sesión pedimos un mínimo de 4-6 horas en el lugar y para casas más grandes de 8 a 12 horas. Muchos podrían decir bien que parece mucho más tiempo del necesario para obtener algunas ideas. ¿Qué tan difícil puede ser? Si bien el fotógrafo de Inmobiliaria solo tiene tal vez una hora para tomar sus fotos antes de que necesite pasar a la siguiente casa, por otro lado, tenemos más tiempo para pensar en la luz, la composición y el espacio. Esto nos permite cronometrar tomas que de otro modo podrían haberse perdido.

LOS PEQUEÑOS DETALLES SON LOS IMPORTANTES

Mi último ejemplo es una de las habitaciones de invitados de la casa. Cuando exploramos, el constructor mencionó que dedicaron mucho tiempo y esfuerzo a los empotrados en las habitaciones. Elegí hacer una perspectiva de un punto aquí porque sentimos que era la más poderosa. La alfombra, el piso, la cama y la luz dirigen su mirada a través de la imagen, primero deteniéndose en los empotrados y luego pasando a la habitación del fondo. Movimos un oscuro y pesado sofá de la sala familiar y colocamos la silla Eames que estaba previamente en la habitación al final del marco, ligeramente fuera de la cámara, para romper la pared blanca que ayudó a mostrar la escala y dar un punto final para el ojo.

Espero que este breve desglose te haya dado una idea de nuestro pensamiento detrás de estas tomas y las diferencias entre la fotografía de inmobiliaria y la fotografía arquitectónica. A medida que tomemos más y más proyectos, actualizaremos continuamente este blog con mis pensamientos.