LA ESCUCHA ACTIVA EN LA EMPRESA ¡COMO SER MEJORES PRACTICÁNDOLA!

LA ESCUCHA ACTIVA EN LA EMPRESA ¡COMO SER MEJORES PRACTICÁNDOLA!, Marsala Home

LA ESCUCHA ACTIVA EN LA EMPRESA ¡COMO SER MEJORES PRACTICÁNDOLA!

La escucha activa es imprescindible para tener éxito en nuestro entorno, tanto personal como profesional.

Si no sabemos escuchar no podremos liderar un equipo, no entenderemos las necesidades de nuestro cliente. Es el paso previo para comunicar correctamente. Es la clave para dirigir con eficiencia, motivar, comprender. La mayor parte de los problemas de comunicación de un directivo derivan de que prestan poca atención al escuchar, hablan por encima de los demás o no preguntan sobre lo que les están hablando.

Pero escuchar no es oír, podemos percibir muchos estímulos y a la vez estar incomunicados porque el volumen es mayor de lo que podemos retener o porque no recibimos lo que queremos y necesitamos saber.

¿CÓMO PUEDO PRACTICAR LA ESCUCHA ACTIVA? 

Nunca es tarde para aprender a escuchar. La escucha activa se concentra en el mensaje del otro, es la que dedica plena atención. No va pensando respuestas posibles mientras tanto, es la que asiente mientras escucha, no interrumpe y plantea dudas sobre lo expuesto una vez el otro ha terminado su exposición.

En este punto ¡Plantéate si practicas la escucha activa o no!

ESTRATEGIAS PARA OBTENER UNA ESCUCHA ACTIVA

—Escuchar ideas, no datos, de los mensajes se desprenden ideas, si las encuentras comprenderás mejor lo que el interlocutor quiere comunicar.

—Evaluar el contenido, no la forma, ya que se puede hablar con estilo, pero no decir nada.

—Escuchar con interés, porque es necesario hacer un esfuerzo consciente por interesarnos desde un primer momento en lo que nos quiere decir la otra parte, el emisor del mensaje.

Ya sabemos lo que es la escucha activa ¡Y que estamos a tiempo de aprender, de mejorarla! Pero ¿Que nos aportara?

QUE BENEFICIOS NOS TRAE LA ESCUCHA ACTIVA

—Ayuda a detectar problemas latentes por lo tanto podremos resolverlos rápidamente.

—Da tranquilidad en situaciones tensas, el ser escuchado es una necesidad que debe ser satisfecha sobre todo si se trata de situaciones de crisis o en las que haya conflictos laborales. Si los trabajadores ven que sus peticiones tienen respuesta o que se tienen en cuenta, la tensión disminuye y fideliza el talento.

—Estimula la participación de tu equipo, escuchar atentamente al personal que tienes a cargo transmite seguridad y genera un clima en el que las ideas y las demandas pueden ser valoradas a través del dialogo, la participación y el consenso. Alcanzaran mejores niveles en el desarrollo de sus tareas y conseguiremos un buen clima laboral.

—Nos hace participes de lo que nuestros clientes quieren, de lo que necesitan, es la única manera de saber ayudarlos.

Los humanos nos ponemos a nosotros mismos trabas en el día a día ¡Aprendamos a rodear esos obstáculos!

QUÉ BARRERAS ENCUENTRA LA ESCUCHA ACTIVA

— Nuestras emociones, sentirnos tristes o de mal humor no nos predispone positivamente a escuchar a nadie.

—Exceso de ruido, las reuniones importantes no deben de mantenerse en lugares ruidosos.

—Las interrupciones, llamadas de teléfono o mensajes, personas que entran y nos interpelan, distracciones visuales que harán que no nos concentremos en el mensaje.

—El exceso de información, mucha información nos dispersa a la hora de centrar el foco en un asunto concreto.

—Un emisor aburrido, ante un emisor monótono solo podemos redoblar nuestra atención.

Pongamos de nuestra parte para escuchar y comprender

ACCIONES PARA OBTENER UNA ÓPTIMA ESCUCHA ACTIVA

—Fijar la mirada al interlocutor, mostrando interés y respeto.

—Inclinarse ligeramente hacia la persona que nos habla.

—Mantener la mente abierta para comprender.

—No interrumpir.

—No hablar demasiado.

—Asentir con la cabeza y con expresiones breves.

—Tomar apuntes si fuera necesario.

—Al finalizar resumir lo comprendido del mensaje.

Os propongo una serie de reflexiones que relacionan comunicación y dirección. Debemos de aprender a comunicarnos en nuestra función profesional, identificar áreas de oportunidad y desarrollar estrategias.

¿Se escuchar?

¿Se comunicar?

¿Qué aspectos debo de mejorar?

¿Dejo que mi interlocutor termine de hablar antes de emitir mi mensaje?

¿Estoy pensando qué contestar mientras mi interlocutor está hablando?

¿Tengo claro el contenido de mi comunicación y el mensaje que quiero transmitir?

¿Tengo problemas al dar órdenes a mis colaboradores?

¿Se corregir adecuadamente los errores de mis colaboradores?

Saber escuchar te permite anticiparte e identificar tendencias, si te adelantas a los riesgos, fortaleces tu modelo de negocio. Es un ejercicio de transparencia propio de las empresas honestas. Nuestros clientes tienen la necesidad de ser escuchados y comprendidos. Por ello nos vemos en la obligación de aprender a escucharlos.

La acción de escuchar implica tener activas tres fases como son la de oír, valorar lo oído e interpretarlo.

La escucha activa es mucho más que una mera actitud ante un interlocutor, es la piedra angular para que la comunicación, el liderazgo y la gestión humana tengan éxito.

Carmen Alonso

LA ESCUCHA ACTIVA EN LA EMPRESA ¡COMO SER MEJORES PRACTICÁNDOLA!, Marsala Home

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + catorce =