QUIERO CAMBIARLO TODO, TODO

 

Llego Septiembre mes de cambios, de renovaciones. Dejamos atrás los bañadores, los pareos. Quizás es el momento de mover esa consola hacia otra pared que la arrope más. Nunca me gusto donde la coloque. Esta como descentrada. Cambiaria hasta el color de la pared, ya que me pongo. Me apetece dar un aire nuevo a la casa. Me digo a mi misma, empiezo una nueva etapa.

Me lanzo en picado sobre los cajones vuelco su contenido, tiro reorganizo y vuelvo a colocar. Dar un aire nuevo a toda la casa, eso es lo que realmente me apetece. Me paro un momento y pienso. Lo mejor es empezar con pequeños cambios, pero consiguiendo grandes resultados. Un cambio rápido y que se ajuste al bolsillo.

¿Los cojines de las camas? Quizás el plaid a los pies. ¿Cortinas nuevas a juego con el cabecero? Ya sería un cambio más completo. Y de repente lo veo claro, un nuevo conjunto de cojines para la cama, coordinados y con un aire más otoñal.  Un cambio sencillo pero muy efectivo visualmente. Siempre buscando los tonos del dormitorio. No nos volvamos locas y compremos los primeros de los que nos enamoremos.

Para el tiempo más fresco unos más gruesos y que den sensación de calorcito. Si ya sé que hablar de calores ahora mismo no apetece mucho. Con este Septiembre que parece Agosto, pero ya vendrá el frio. Pensar en ello.

Y para seguir pensando en los cambios de mi propia cama doy un repaso a distintos trabajos que realice, en este caso para un hotel.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 8 =