SU SECRETO LA DUPLICIDAD

 

La duplicidad de objetos o mobiliario proporciona descanso a la vista

Esa cualidad es la que nos lleva a una casa en Mallorca en la que todo permanece en el lugar correcto, transmitiendo calma y serenidad. Nos da sensación de orden, nos relaja. Dos lámparas iguales colocadas simétricamente, varias parejas de jarrones distribuidos por todas las estancias. En el dormitorio algo muy curioso pero que alcanza el efecto que se pretende con maestría, dos vistosas cómodas en un azul verdoso arropan la cama de matrimonio, dos lámparas de cerámica granate en el mismo tono del cabecero y la colcha unifican el ambiente.  Cojines duplicados de dos en dos sobre la colcha y por último dos grandes espejos nos enmarcan el conjunto. Un remate final para una estancia vibrante y a la vez con un perfecto orden.

Sillones de ratán, de mimbre distribuidos en parejas, piezas de colecciones que, aunque no iguales si guardan una similitud entre ellas. Dobles parejas de taburetes, de pequeñas mesillas. La cocina nos recibe con dos grandes puertas decapadas en tonos naturales, y destacan unas sencillas lámparas rojas colgantes. Una vivienda pensada para el descanso del cuerpo y del alma. Obra del decorador Ramón García Jurado. Ha sabido jugar con cada minúsculo detalle, contando una historia de serenidad y de paz.

Una propuesta decorativa perfecta para una vivienda donde el descanso es lo primordial

Carmen Alonso

 

 

 

 

 

Vía

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 − tres =