UN TARRO Y UN AÑO DE EXPERIENCIAS BONITAS PARA LLENARLO

 

Las experiencias bonitas deben de ser recordadas

Agradecer que aparezcan en nuestras vidas nos hará más felices 

El poder de la gratitud es inmenso, debemos de aprender a agradecer por todos los momentos bonitos que vivimos diariamente. Por muy difíciles que sean nuestras circunstancias estoy segura que siempre existe algo por lo cual puedes estar agradecido.

Te muestra un mundo escondido que la mayoría de las personas no ven. Existen una serie de casualidades que permiten que interactúes con el resto del mundo. Dar las gracias te hace ser consciente de esa serie de casualidades. Debemos de comenzar el año cargados de energía positiva, atrayendo las cosas buenas a través del agradecimiento.

Cuando eres una persona agradecida tu mente se enfoca en lo que tienes y no en lo que te falta. Es un hecho que te hace ser una persona feliz.

Solo necesitamos un tarro, algo donde escribir y nuestro recuerdo

Un tarro cualquiera de esos que reutilizamos en nuestra cocina, lo iremos llenando con notas escritas, de recuerdos bonitos. No hace falta que prepares unos papeles iguales, en tu día a día puedes ir escribiendo en lo que tengas a mano, una servilleta, un sobre de nuestro correo, una revista.

No sé qué escribir no me pasa nada relevante constantemente

Las cosas más simples esconden sonrisas. Un hermoso amanecer, esa flor que nació en una de tus macetas, la sonrisa de un extraño, unas buenas noches de un amigo, el haber disfrutado de un sueño reparador tras un día intenso, un abrazo de esa persona a la que queremos tanto, un triunfo en el día a día de nuestro trabajo, un rato compartido con tu mejor amiga o amigo. Quizás alguna fotografía pequeña, notas dirigidas a ti que quieras recordar, una piedra recogida en un paseo relajante, una concha marina de cuando pasaste la tarde con tu familia paseando por la playa, amuletos con significados especiales, que te dieron felicidad y te devolverán una sonrisa cada vez que revises tu tarro.

Es una manera sencilla de recordarte todos los días lo bueno que hubo en él, sin importar los retos y preocupaciones a los que te enfrentaste.

Deja de lado las peticiones y deseos que buscan la felicidad

Céntrate en tus experiencias diarias, la idea es que el frasco en si mismo nos de alegría, sintamos felicidad en cuanto decidamos abrirlo y leer nuestras notas. Nuestros recuerdos bonitos nos harán sonreír recordándolos. ¡Ese instante es el que buscamos!

No te pongas tiempos

El tiempo es libre, no te obligues a escribir todos los días. Hazlo cuando realmente te apetezca.

¿Cuándo leo los mensajes?

Esta es la parte especial de nuestro proyecto. Lee los mensajes cuando las cosas se pongan difíciles, cuando sientas que la vida se te complica y que no hay mucha felicidad en ella, cuando tengas un mal día. No los leas todos, escoge tres o cuatro al azar, siéntate, respira, lee, y sonríe. Son recordatorios de pedacitos de felicidad, que un día fueron vividos por ti, que han existido en tu vida y que seguirán presentes en ella.

Tu felicidad pasada te aportara el confort necesario y te dará la esperanza de que haya más por venir. Recordaras que la felicidad va apareciendo a lo largo del camino y que no es un destino definido con paradas y acciones precisas.

¡Que hacer con todas esas notas y recuerdos pasados un año!

Puedes guardarlas en una caja, etiquétala con las fechas y guárdala, quizás seas muy creativo o creativa y quieras hacer un collage, lo puedes enmarcar y visualizándolo todos los días seguro que te saca una sonrisa.

Apreciarte a ti mismo o misma por tus fortalezas y por tus imperfecciones, permite encontrar un sentido de pertenencia y sentirte conectado o conectada con la vida. La vida esta llena de cosas que agradecer.

¡Llevamos el agradecimiento en la memoria de nuestro corazón!

Cerrar los ojos y conectar, pensar en la sensación de un momento especial, disfrutarlo.

Carmen Alonso

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 6 =